Platos de ducha a ras de suelo: ¿Cuándo colocarlos?

25/05/2022

La tendencia de la continuidad en los espacios genera el auge del plato de ducha a ras de suelo. 

¿Te gusta la decoración sin límites visuales? ¿Apuestas por la continuidad en los espacios? Entonces, si te estás planteando hacer una reforma en tu cuarto de baño, es muy probable que estés pensando en instalar un plato de ducha a ras de suelo

Pero, ¿es lo mejor? ¿Por qué gustan tanto? ¿Cuáles son los problemas de los platos de ducha a ras de suelo y cómo se deben instalar para que cumplan bien con su función? Analizamos en profundidad esta tendencia para disponer de un baño moderno con plato de ducha que seduzca.

¿Qué es una ducha a ras del suelo?

Los platos de ducha cada vez son más utilizados en los cuartos de baño, en solitario o junto a una bañera. Solos o acompañados, los platos de ducha son un elemento que elimina las barreras arquitectónicas en el cuarto de baño. 

Hay tres maneras de colocar una ducha en un cuarto de baño, y son las siguientes:

  • Elevado, sobre una superficie construida previamente. 
  • Sobre el suelo. 
  • Empotrado a ras del suelo.  

Una ducha a ras de suelo está exactamente al mismo nivel que el pavimento. No es necesario salvar ninguna barrera para estar en el plato de ducha, y tampoco hay que sortear un resalto. La continuidad entre el suelo y el plato de ducha es total.

Plato de ducha Line Blanco

¿Qué se pone primero: el suelo o el plato de ducha? 

Los platos de ducha modernos fabricados con una gran carga mineral no se instalan como los antiguos platos de ducha, sobre cuatro ladrillos. La superficie sobre la que se colocan debe ser completa y lisa. 

Por eso, antes de la instalación hay que hacer una base nivelada, fabricada con mortero o cemento. De ese modo, se evitan deformaciones en el plato de ducha y se obtiene un mejor rendimiento.

Una vez que está hecha la base y se ha colocado el plato de ducha sobre ella, es momento de comprobar que no hay pérdidas de agua y que el plato está nivelado. 

A la hora de fijar el plato de ducha a esa base que hemos hecho previamente, nos será de gran ayuda la masilla de poliuretano. Es importante recordar que se debe dejar una junta de dilatación de más o menos 2 milímetros.

¿Cuándo colocar un plato de ducha a ras de suelo? 

Escoger cuándo colocar un plato de ducha a ras de suelo o cuándo ponerlo sobre el suelo puede parecer una decisión complicada. Para tomarla, es importante tener en cuenta las diferencias entre las dos formas de hacerlo.

Plato de ducha Line Grafito

En cuanto a elegir plato de ducha, esta decisión es mucho más fácil. Basta con escoger uno de los platos de ducha de Krion Shell® que, gracias a su polivalencia y versatilidad de colocación, se pueden instalar de cualquiera de las dos maneras: sobre suelo o a ras.

El plato de ducha a ras de suelo:

  • Aporta una mayor continuidad a la estética del cuarto de baño. 
  • Elimina por completo las barreras arquitectónicas que puede plantear un plato de ducha sobre el suelo. 
  • Como no hay elementos que sobresalen, se elimina el factor tropiezo. Así que el plato de ducha a ras de suelo es más seguro
  • Convierte el baño en un espacio minimalista y más fácil de limpiar. 

Soluciones para problemas de duchas a ras de suelo

Los problemas de los platos de ducha a ras de suelo también existen. Sin embargo, como podrás ver a continuación, son fáciles de solucionar. Veamos algunos aspectos a tener en cuenta: 

  • Es imprescindible incorporar a la ducha una mampara para evitar que el agua se salga, ya sea o no a ras de suelo. 
  • Hay que prestar más atención a la ubicación del desagüe y la grifería para evitar fugas. 
  • En algunos casos, será necesario hacer la base de cemento con una ligera inclinación hacia el desagüe para facilitar la evacuación del agua. 

Mamparas de duchas a ras de suelo

Como hemos dicho, las duchas a ras de suelo necesitan una mampara para evitar la salida del agua. Las mamparas para una ducha a ras de suelo pueden ser cerradas o abiertas.

Attica Black Mate

Las cerradas son un tipo de mampara con 1, 2 o 3 paredes de cristal, que incorporan correderas para abrirse y cerrarse, reduciendo el espacio ocupado. 

Sin embargo, las mamparas abiertas cuentan con cristales fijos y una zona abierta

que permite la entrada y salida sin tener que manipular la mampara. Estas son las más apropiadas cuando queremos facilitar el acceso, por ejemplo, de personas con movilidad reducida. 

En resumen, las duchas a ras de suelo tienen muchas ventajas, y la mayor de ellas es que eliminan por completo las barreras arquitectónicas de esta zona del baño.

 


Compartir: