Máquina de envejecimiento QUV: prever el futuro y mejorarlo en el presente

ageing-machine

11/03/2019

Predecir el futuro puede parecer difícil, pero no es imposible. Hoy en día disponemos maquinaria capaz de someter a un material a pruebas de envejecimiento acelerado para predecir su comportamiento ante el paso del tiempo.

Los daños sufridos por un material se pueden manifestar en forma de cambio de color, pérdida de brillo, pérdida de resistencia, agrietamiento, deslaminado, oxidación y desconche o rotura del producto. Entre las principales causas del envejecimiento se encuentran la luz solar (especialmente la ultravioleta), las altas temperaturas y la humedad; ya sea en forma de lluvia, rocío o altos valores de humedad.

En ocasiones, el efecto sinérgico entre la luz solar y la humedad, también puede provocar daños en el material.

 

¿Cómo funciona la máquina de envejecimiento QUV?

Para estudiar el comportamiento de la superficie sólida Krion® ante tales acciones, la sometemos a un proceso de envejecimiento acelerado en el departamento de C+C de la compañía a través de la máquina QUV.

Esta cámara de envejecimiento simula los efectos de la luz solar, el rocío y la lluvia, con ciclos alternos de rayos UV y condensación. Los materiales se prueban durante varios días o semanas simulando así el daño que sufriría Krion® con el paso de meses o años.

Las lámparas fluorescentes reproducen la radiación UV de ondas cortas, manteniendo automáticamente la intensidad de la luz mediante un bucle de realimentación, y producen, de manera realista, el daño físicocausado por la luz solar.

La condensación provoca gotas de agua pura sobre las muestras del compacto mineral introducidas en la cámara, convirtiéndose esta en la mejor técnica para simular el ataque de humedad. El spray de agua crea un choque térmico y de erosión acelerado mediante el uso de una temperatura elevada.

 

¿Cómo se expresa de manera gráfica el comportamiento de los colores de Krion® frente a una degradación por exposición al exterior?

Tras años de estudio, los técnicos de Krion® han elaborado una serie de algoritmos que ayudan a determinar perfectamente el grado de desgaste que sufre el material en la intemperie con el transcurso del tiempo. Como ya se ha referenciado, la degradación viene dada por los efectos anteriormente descritos (luz, humedad y temperatura) y que afecta mayoritariamente a la parte polimérica del material viéndose traducida en un cambio de tonalidad. Este cambio de color, expresado en unidades de Dε, es el que se estudia exhaustivamente para generar tales cálculos y poder definir entre tres categorías de menor a mayor degradación: tres soles, dos soles y un sol, respectivamente:

RESISTENCIA UV

 

☼        Cambio de color superior a un 10 Dε en 10 años.

☼☼      Cambio de color de 5 Dε a 10 Dε en 10 años.

☼☼☼    Cambio de color inferior a un 5 Dε en 10 años.

 

Así, queda científicamente comprobado como afectará a Krion® el paso del tiempo. Con esta valiosa información, los técnicos estudian mediante ensayos empíricos, las modificaciones que efectuar en el compacto mineral con el objetivo de que sufra el menor desgaste posible sin alterar lo más mínimo las propiedades intrínsecas del material.

Un sistema en el que la alta tecnología se entrega al servicio de mejorar la superficie sólida Krion® para fabricar un material cada vez más beneficioso para el entorno y las personas que habitan en él.


Compartir: