Un espacio sostenible y funcional bajo tierra: la cueva fotocatalítica en México

project-sustainable-photocatalytic-cave

07/03/2019

Que las primeras viviendas del ser humano se construyeran bajo tierra no fue una decisión tomada al azar. Las cuevas, gracias a sus características constructivas de cubierta y muro perimetral enterrados y envueltos de piedra y tierra, presentan unas condiciones de habitabilidad mucho más confortables que las construcciones de la intemperie.

Las construcciones enterradas o semienterradas cuentan con una envoltura altamente eficiente gracias a la masa de tierra y roca que aísla a la vivienda. Desde el punto de vista energético, los espacios semienterrados cuentan con la ventaja de ser isotérmicos: conservan la temperatura térmica estable durante todo el año entorno a los 15º. En invierno, las paredes rocosas evitan que el calor se escape, y en verano el calor del sol no es capaz de penetrar en el interior de la cueva, ayudando a que se mantenga una temperatura confortable.

Gracias a esta conservación térmica, las construcciones bajo tierra son más sostenibles con un 90% menos de gasto energético que los entornos comunes, cercano al 0. Característica que las dota de la máxima certificación energética de edificios, la letra A, que representa unas cantidades muy reducidas de CO2 a la atmósfera.

El ahorro energético y de emisiones contaminantes a la atmósfera convierte a las cuevas en una de las opciones de habitabilidad más sostenibles, ecológicas y económicas, características cada vez más valoradas en un mundo en el que la contaminación hace mella en la salud de las personas.

Según el pionero en proyectos de casas bajo tierra, Malcom Wells:

“Otro tipo de edificios están emergiendo, aquellos que realmente curan las cicatrices de su propia construcción”. “Una arquitectura suave que deje la tierra no peor de cómo nos la encontramos”

 

El proyecto: una cueva fotocatalítica en México

 

 

La cueva fotocatalítica en México está construida bajo tierra, gozando así de las características sostenibles de un espacio semi enterrado. Unos beneficios que para Amezcua Arquitectos y la inmobiliaria MM debían ir en concordancia con los materiales empleados en el interiorismo de la cueva.

Para ello, se buscaron materiales sostenibles que reforzaran el carácter ecológico del proyecto. La superficie sólida Krion® con tecnología K·Life fue el material elegido para dar forma al epicentro de la cueva.

Krion® K·Life con tecnología KEAST tiene la propiedad de purificar el aire, convirtiéndose en la elección idónea para un entorno bajo tierra, dotando a la cueva de unas condiciones de salubridad óptimas para las personas.

 

 

Asimismo, la propiedad todo masa del compacto mineral de Krion® presenta una superficie no porosa, bactericida y sin juntas que maximiza las condiciones higiénicas, de mantenimiento y limpieza.

La capacidad de Krion® K·Life de termocurvarse, se materializa en un centro en forma de árbol en color blanco intenso 1100 que contrasta con la estética raw del resto de la cueva que potencia los materiales naturales y la piedra virgen.

Una solución sostenible, funcional y estética para un entorno atípico que busca el equilibrio entre la naturaleza y el ser humano y busca mejorar la calidad de vida.

 

      


Compartir: